Blog del libro Rotating Header Image

La comedia salvaje

Autor: José Ovejero
Editorial: ALFAGUARA
Páginas: 400

José Ovejero está licenciado en Geografía e Historia. Ha trabajado como intérprete en Bruselas, donde reside actualmente. Y ha publicado numerosas obras, desde poemarios hasta libros de viajes, ensayo o relatos, además de varias novelas.

Entre su muy variada producción destacan Los poemarios Biografía del explorador, Premio Ciudad de Irún 1993 y El estado de la nación (2002); el ensayo Bruselas (1996); los volúmenes de relatos Cuentos para salvarnos todos (1996), Qué raros son los hombres (2000) y Mujeres que viajan solas (2004); el libro de viajes China para hipocondríacos (1998), Premio Grandes Viajeros 1998, y las novelas Añoranza del héroe (1997), Huir de Palermo (1999) y Un mal año para Miki (2003).

Ahora vuelve a la actualidad literaria con La comedia salvaje, libro protagonista de mi post de hoy.

Benjamín ha recibido una misión que se le antoja desmesurada: detener la Guerra Civil. Aunque no cree que sea posible, recorrerá un país que se ha lanzado, al parecer con entusiasmo, a su propia destrucción.

Y de camino irá encontrando estrambóticos personajes, apariciones delirantes que le harán pensar que se ha vuelto loco. Menos mal que ahí está la mano de Julia para devolverle de vez en cuando a la cordura.

2 COMENTARIOS en “La comedia salvaje”

  1. #1 Clara
    13 de octubre, 2009 a 18:34 pm

    ¿Por qué está etiquetado como novela histórica? he leído varias entrevistas al autor estos últimos días y no deja de subrayarse que es una ficción, que no pretende en absoluto ser histórica.
    Estoy empezando a leerlo. Vi los textos seleccionados en la página de Alfaguara y me parece de lo más atractivo, una provocación irresistible con el tono justo.

  2. #2 Benjamín
    25 de octubre, 2009 a 12:31 pm

    Clara, a muchos les parece imposible que se escriba una novela ambientada en la Guerra Civil y que no pretenda retratar la realidad, que no quiera contar la Historia. Si aparece la guerra entonces estamos en la manida memoria histórica. Probablemente es una batalla perdida.

Deja un comentario